365posibilidades

Blog profesional especializado en Educación Social

Noticias, enlaces y reflexiones profesionales

20 DE FEBRERO DÍA MUNDIAL DE LA JUSTICIA SOCIAL

Escrito por 365posibilidades 20-02-2018 en Educación Social. Comentarios (0)

En el año 2007 la Asamblea General de Naciones Unidas, proclama el 20 de febrero de cada año como Día Mundial de la Justicia Social. ¿Por qué?

Las personas somos animales sociales, vivimos en sociedad y la justicia social se convierte en un principio fundamental para la convivencia pacífica y próspera.

Los temas a tratar para lograr esta justicia social pasan por la igualdad de oportunidades, el Estado de bienestar, la erradicación de la pobreza.

Luigi Taparelli, en el libro Saggio teoretico di dritto naturale, appoggiato sul fatto (Ensayo teórico del derecho natural apoyado en los hechos), publicado en 1843, en Livorno, Italia.3

“...la justicia social debe igualar de hecho a todos los hombres en lo tocante a los derechos de humanidad,...”

Una justicia social que parece alejarse en lugar de acercarse, personas abandonando sus casas, sus lugares de origen la tierra que les vio nacer para aventurarse sin tener claro rumbo ni destino en busca de una oportunidad laboral, que en un gran número de casos no cumple ni con las condiciones mínimas de salubridad, económicas etc. Personas que ven recortados sus derechos educativos, sus derechos sanitarios, sus derechos sociales. Personas que no pueden calentar sus hogares por la pobreza energética… personas que no tienen casas porque se las han arrebatado sin más opción que irse a la calle en muchos casos con menores o personas ancianas a cargo.

En el Código Deontológico de la Educación Social se dice: “”La actuación del/a educador/a social se basará en el derecho al acceso que tiene cualquier persona que viva en nuestra comunidad, al uso y gozo de los servicios sociales, educativos y culturales en un marco del Estado Social Democrático de Derecho y no en razones de beneficencia o caridad.”

Y efectivamente es desde la Educación Social desde donde debemos hacer un profundo debate de nuestra intervención en ese Estado de Bienestar, que no es un privilegio sino un derecho de ciudadanos y ciudadanas. Estamos en un momento basado en el capitalismo, en el producir sin límite pero con recursos naturales finitos y limitados. En la época de mayor abundancia,  la pobreza de una gran parte de la población no deja de aumentar. Necesitamos una economía que respete los límites del planeta, nuestro compromiso con las personas nos lleva a que nuestro objetivo final sea el bienestar humano real y sostenible algo a la vez tan simple pero tan complejo.

La justicia social es imprescindible para la convivencia pacífica y próspera y esto solo se logrará desde la revolución, una revolución pacífica, una revolución desde los cimientos que desmonte el actual sistema capitalista y patriarcal para dar voz y visibilidad a toda la población, una revolución que deje de “fabricar” países y gentes empobrecidas que no pobres.

En definitiva… un volver a empezar desde la compresión el respeto por la persona que tengo enfrente. En definitiva… más educación social.

#Edusoesjusticiasocial



Carnaval de Blogs 2017

Escrito por 365posibilidades 23-10-2017 en General. Comentarios (0)

Con esta entrada en nuestro blog, queremos haceros partícipes de una de las acciones que hemos llevado a cabo como "blogeras". 

Esta iniciativa arrancó sobre mediados de Septiembre, cuando desde el Colegio de Educadores y Educadoras Sociales de Cataluña se ponían en contacto con nosotras para participar en su particular "baile", un Carnaval de Blogs; donde se realizaban parejas de blogs y debíamos intercambiar nuestras entradas en base al tema "Los retos de la educación social en tiempos de globalización". De esta manera, la entrada del blog con el cual nos habían emparejado, debíamos publicarla en nuestro blog el 2 de Octubre, con la conmemoriación del Día Internacional de la Educación Social, y viceversa.

A continuación, os dejamos el link donde podéis ver las parejas de este intercambio de entradas y leer sus artículos: Carnaval de Blogs

En nuestro caso, tuvimos el honor de compartir ese "baile" con Educablog!! En su blog podréis encontrar el artículo que nosotras escribirmos: Educablog

Ha sido un placer participar de esta iniciativa y enriquecernos de la experiencia. Esperamos que a nuestros seguidores y seguidoras os gusten los artículos!!

PERSONAS MAYORES, CICLO VITAL EN SU MÁXIMA POTENCIA

Escrito por 365posibilidades 03-10-2017 en Personas Mayores. Comentarios (0)

En conmemoración del día Internacional de las Personas Mayores, queremos hacer una reflexión de lo que entendemos como “persona mayor” y todo lo que se relaciona con este concepto.


Las estadísticas nos dicen que la población mayor de 65 años está en aumento, cada vez somos más longevos y longevas pues la esperanza de vida aumenta. Se espera que en el 2050 la población mayores española crezca y puede que superemos los 100 años de media.


Uno de los puntos más importantes que nos llevan a esta reflexión es: “qué es para la sociedad “PERSONA MAYOR””, puesto que por normativa sabemos que una persona mayor de 65 años lo encuadran dentro de este término porque finaliza su etapa laboral activa. Aquí entra el debate de si una persona jubilada es mayor o no; las respuestas son muy heterogéneas, y más si les preguntamos directamente a las personas que están en ese ciclo vital.


Hay un dicho que dice que “hay que llenar de vida los años, no la vida de años”, una manera de ver la vida y cómo afrontarla. Está claro que nosotras nos quedamos con la parte que dice que tenemos que LLENAR LOS AÑOS DE VIDA, pues cada etapa, cada momento, cada situación es un aprendizaje y un vivencia experiencial que nos puede aportar mucho.


Cada persona mayor de 65 años decide vivir su vida como quiere. Las hay que no vuelven a trabajar más, las hay que siguen colaborando como asesores o asesoras en sus empresas; las hay que “se dan por vencidos” y entienden que en ese momento comienza su “decadencia” y las hay que ven en esa etapa nueva un momento para “exprimir” todavía más todo lo que le puede aportar la vida; las hay que se encierran en casa y las hay que viajan; y así podríamos citar un sinfín de momentos que las personas gustan o no, quieren o no vivir.


También podríamos hablar de las personas mayores con discapacidad, otro estereotipo (y de los gordos, perdonen la expresión) en relación al tema. Los avances científicos y médicos han avanzado mucho y las personas con discapacidad, o capacidades limitadas (casi nos gusta más este término), tienen una esperanza de vida mayor y pueden acceder a más recursos. Todos los recursos existentes para las personas mayores, incluso con algún tipo de capacidad limitada, velan por el bienestar de éstas, tanto a nivel físico, social o cultural; por lo que todos tienen cabida en los diferentes programas y recursos destinados al envejecimiento de la población.


A este apunte, podríamos comentar que es imprescindible hablar de la atención centrada en la persona, donde trabajamos bajo los objetivos de las personas mayores, por y para ellos, fomentando su autonomía, las buenas prácticas profesionales donde estas personas son parte activa de su proceso vital, sintiéndose útiles y viviendo!!!!


No podemos obviar que las personas mayores pueden aportar mucho a la sociedad, desde conocimientos, historia, madurez, relaciones sociales, cómo adaptarse a un mundo globalizado… Son todo un ejemplo de rápida adaptación.


Creemos que hay que promocionar el feedback entre mayores y sociedad, fomentar lo comunitario donde todas y todos podamos pertenecer, y lo sintamos así. Somos parte activa, integradora, facilitadora de procesos sociales donde todas las personas tenemos algo que aportar, enseñar y también aprender, puesto que el aprendizaje es algo transversal, a lo largo de la vida.


Las personas mayores han sido el futuro y lo seguirán siendo porque son fuente de conocimiento y nexo de las relaciones familiares y sociales.

¿En qué momento nos hacemos mayores?...


EDUCACIÓN SOCIAL- COMPROMISO CON LAS PERSONAS

Escrito por 365posibilidades 02-10-2017 en General. Comentarios (0)

Si tecleamos “educación social” en google, rápidamente nos salen definiciones varias en función del enfoque del documento. En Wikipedia nos habla de “La educación social  como disciplina pedagógica que promueve la incorporación del educando a la diversidad de las redes sociales para el desarrollo de la sociabilidad y la circulación social, y la promoción cultural y social del mismo a través de la adquisición de bienes culturales, que le permitan ampliar sus perspectivas educativas, laborales, de ocio y de participación social.”


Como educadoras sociales, leemos esta definición y no vemos lo que hacemos cada día… no se plasma, no se refleja. En cambio leemos el lema que nos une a todxs lxs edusos este año: COMPROMISO CON LAS PERSONAS…  y ahí sí que nos vemos, ahí sí que nos veo. Cuando decides optar por el camino eduso, sabes que tu trabajo es una forma de vida, más que todas las teorías socioeducativas que hayamos estudiado, de las formas de intervención o estrategias que utilicemos, de las dinámicas que apliquemos en nuestro día a día NUESTRO COMPROMISO ESTÁ CON LAS PERSONAS… CON MEJORAR SU CALIDAD DE VIDA. ¿Os parece muy abstracto hablar de mejorar la calidad de vida?


La práctica diaria de la educación social se basa en crear una relación socioeducativa que facilite a la persona ser protagonista de su propia vida, tomar decisiones, elegir su camino, poniendo a su alcance todos los recursos y dispositivos posibles.


Históricamente la protección social de las personas socialmente excluidas se podría resumir en: caridad, beneficencia, seguro social, asistencia social pública. El problema sustancial de todas estas formas de protección social era la no intervención en los problemas de las personas, la solución puntual del problema sin intervención en las causas y origen. Actualmente esto ya no es tanto así, ya que la EDUCACIÓN SOCIAL realiza intervención directa con las personas.


En la vida de los pueblos hay actividades importantes, interesantes, indispensables, placenteras, pero ninguna tiene tanta incidencia en su presente, su futuro y su historia, como la educación. La educación es el mejor de los caminos para lograr conseguir a nivel personal y global los objetivos que nos propongamos desde la perspectiva del mayor de los tesoros: LA LIBERTAD. Ser libre supone algo más que no estar en prisión, ser libre es tener autonomía REAL, para elegir, para decidir, para optar a aquello que nos mueve y nos motiva. En un mundo en el que el reparto de poder se ha hecho entre cuatro que deciden y nos crean necesidades y nos programan cual robots para aquello que debemos querer, desear y plantearnos como objetivo, la educación social debe cumplir su función con las personas y ese compromiso que hemos adquirido se verá plasmado cada vez que una de las personas con las que trabajamos, piense libremente, decida libremente y sea autor/a de su propia vida. En ese momento habremos cumplido nuestro objetivo.


¿Por qué Educación Social?

Porque estamos preparadas y preparados para abordar determinadas necesidades sociales, porque generamos contextos socioeducativos, porque dinamizamos comunidades, porque creemos y luchamos por el cumplimiento de los valores fundamentales del Estado de Derecho.


EDUCACIÓN SOCIAL: COMPROMISO CON LAS PERSONAS, COMPROMISO CON LA SOCIEDAD Y DEMANDA DE CREACIÓN DE UNA LEY DE EDUCACIÓN SOCIAL


De la aldea global a la aldea globalizada. Autoría: lucce - www.educablog.es

Escrito por 365posibilidades 02-10-2017 en General. Comentarios (0)

                     


Tuvo que sonar bien aquello de Aldea Global. Imagino que, en su momento, el término acuñado por Marshall McLuhan en la década de los 60 se compraría por muchos activistas, interventores sociales y demás figuras como un eslogan a reivindicar, un lema que imprimir en camisetas y por el que pelear.

Desgraciadamente, el tiempo nos ha demostrado que aquella idea de globalización que podía desprenderse del citado término (basada, entiendo, en internacionalismo, solidaridad, interculturalidad, etc) acabó virando hacia un concepto más mercantilizado, más orientado al intercambio desde un punto de vista comercial, productivo… vaya, que pasamos de la aldea global al mercado global y dicho cambio dejaba de lado a la persona, sus ideas, sus derechos… cosificándolo todo, tecnificándolo todo, olvidándose de la cooperación, de la distribución de la riqueza, de la dignidad personal… y debilitando los estados del bienestar que con tanto esfuerzo se intentaron construir.

La ideología neoliberal, esa que tanto rehúye, precisamente, de las ideologías, absorbió o se apropió de la idea global dejando tras de sí un sinfín de estados-naciones-pueblos sin autonomía con la que gestionar las crisis sociales y económicas que nos han sacudido en las últimas décadas.

Y ahí estamos, las educadoras y educadores sociales… llorando la pérdida del lema o de la idea (supuestamente) primigenia de aldea global y capeando el temporal de consecuencias del mercado global; adaptándonos a esa jungla, a sus pobladores y a las formas inherentes al sistema (occidental), tratando que las víctimas sean las menos; aceptando (obligatoria o voluntariamente) las características que esta realidad (sí, esta realidad, la de ahora, la de ayer y, posiblemente, la de mañana) también ha traído a nuestra profesión: la persona es usuaria, dedicamos más tiempo a informes, diseñamos cada vez más herramientas científicas de último modelo made in UE, etc…

Y ahí estamos, adaptados queriendo desadaptarnos, en muchos casos, sin muchas posibilidades de conseguirlo. Sobreviviendo (metafórica y, desgraciadamente, en muchas ocasiones, literalmente) a estos tiempos que ya son unos cuantos y que, de una forma u otra, ya deberíamos conocer de sobra. Quizá, por ello, en realidad, ya estamos más que adaptados. Se puede decir, sin querer sonar peyorativo, que sí, que las educadoras y educadores sociales también formamos parte del sistema.

Dicho lo cual y aceptando que estamos dentro, algo se podrá hacer, ¿no? Perseguir ese utópico mantra universitario que nos decían en la carrera a finales del siglo XX basado en la transformación social… buscando ese cambio de paradigma (¿sería del técnico al crítico?) pero a sabiendas de que el enemigo (me disculpan el tono beligerante) es enorme… no, mejor: es GLOBAL.

La potenciación de la criticidad en estos tiempos en los que no da tiempo a ser crítico, por tanto, sería un punto de partida. OK. Reivindicar la identidad propia frente a la repetición, la fotocopia, el cliché alienante (me resulta curioso, me permiten el inciso, esta apuesta por una especie de defensa de lo individual cuando una de las cosas que más se ha renegado de la globalización ha sido, justamente, la individualización que traído, en detrimento de lo comunitario, concepto que, por otra parte, casaba muy bien con la idea de lo global, al menos semánticamente. Ya paro) OK. Trabajar por el empoderamiento de las personas, por la igualdad de las personas, por sus reconocimientos, poner en valor los grandes acuerdos en materia de derechos… OK, vale.

¿Cómo? Partido a partido, como el Cholo, siendo un partido un barrio, un aula, una casa, un centro cívico… ya saben, eso de mucha gente haciendo cosas pequeñas y tal… (lema Mr. Wonderful total, o sea, otra arenga absorbida por la máquina, por el mercado… me disculpan el nihilismo, please)

Habrá que reconocer que, según leo y escribo esto, me digo que más de lo mismo… o sea, son recetas que siempre he leído/escuchado (entre otras miles, claro)... son ideas que van en nuestro ADN profesional y que me llevan a preguntarme: ¿por qué no somos capaces de culminarlas, de llevarlas a la práctica?, ¿por estar dentro del sistema, como decíamos antes?, ¿hay que refundar el sistema?, ¿quizá, en su momento, pensamos, ingenuamente, que una conceptualización como la de aldea global encajaba perfectamente en el ideal que una educadora o educador social podía perseguir como meta final y eso ha conllevado una, digamos, pérdida de tiempo o aceptación parcial?, ¿cuándo empezamos a darnos cuenta de que esto no era así?

Igual no es cuestión de tiempo, si no de ritmo, de velocidad. Quizá los cambios (políticos, sociales, migratorios, culturales…) aparejados a la tendencia globalizadora, a ese paradigma nos han pasado por la derecha y, probablemente, ha sido muy difícil seguirles siquiera el rastro. O ellos muy rápidos o nosotras muy lentas, no lo sé.

Sea como fuere, por supuesto que habrá que seguir apostando por la persona, sus derechos, por la igualdad entre los seres humanos, etcétera, sin duda, y habrá que hacerlo como decíamos: piano piano, sin prisa pero sin pausa (a pesar de la ventaja que nos llevan), desde abajo, horizontalmente pero tirando para arriba… haciendo política, claro, etc… y deberíamos pensar, por qué no (quiero pensar que ya lo hacemos), en seguir ese itinerario valiéndonos, aprovechándonos y apoyándonos en algunos aspectos que nos ha traído el mercado global, sabiendo identificar las oportunidades que nos brinda, que también las hay: las herramientas de comunicación, avances científicio-técnicos (sí, también debemos apropiárnoslos sin olvidar que son sólo una herramienta y que debemos aprovecharlo para el bien común), la facilidad para configurar redes de apoyo mutuo, la posibilidad de nuevas vías de autofinanciación basada en el mecenazgo interpersonal, las facilidades para moverse, para desplazarse, nuevas formas de asociacionismo, la apertura a nuevos nichos (pequeño desliz mercadotécnico, perdón) o ámbitos de intervención, etc…

Los retos están ahí. Son enormes (globales), claro. Nos sacan mucha ventaja, sí. Pero, al final, siempre nos queda la artesanía, lo manufacturado frente al plástico; lo realizado con pasión frente a lo realizado desde la frialdad mercantilizada; iremos más lento pero perseguimos calidad versus cantidad; sigamos ese camino, sigamos resistiendo y buscando la manera de transformar las cosas. Precisamente la supervivencia del tercer sector y su autoconciencia son fuente de esperanza para la transformación, sin desdeñar, ojo, el riesgo de mercantilización del mismo. Continuemos, pues, con todas las trabas (adaptándonos también a ellas), anhelemos la idea de McLuhan que, digo yo, debió fascinar a nuestros predecesores y transformemos, por tanto, el mercado en aldea, la aldea de todos y todas.